home Columnas Damitas of the world: Unite and take over.

Damitas of the world: Unite and take over.

Por: @jdecigarettes

Las últimas décadas han estado marcadas por mujeres “empoderadas”, entendiendo esta última palabra como la consciencia del valor y acción que los seres humanos con senos y vagina tenemos ante nosotras mismas  y ante la sociedad.
La música no se queda atrás, específicamente el pop. Hoy en día tenemos una Beyoncé, una Katy Perry, quienes representan el lado A de una industria extremadamente  comercializada y reconocida mundialmente. Afortunadamente existe también un lado B.

Hace unos meses, mi hermana me presentó a Yuna. Compartió conmigo el video de una de sus canciones; me agradó y lo dejé ahí. Escuchando música aleatoria en Spotify me volví a topar con esta damita y ahora sí me atrapó totalmente. Le puse toda mi atención.

Por la calidad y prodigio de su voz, uno podría crearse la imagen mental de una chica adolescente, rubia, de ojos azules. Nada más alejado de la realidad. Yuna es una mujer malaya, de 28 años de edad… Y musulmana practicante. Es por eso que esconde su pelo en burkas o turbantes de alta moda y telas coloridas. Además de todo, es brillante: Licenciada en leyes y con honores. La música es sólo uno de sus canales artísticos; también es diseñadora de modas, bloger y video bloger. La morra lo tiene todo.  Su concepto general rompe, de entrada, con el paradigma del pop en su lado A.
Ella escribe y musicaliza sus canciones, va por el mundo dando conciertos acústicos transmitiendo mensajes de buena vibra y amor propio. Su disco “Nocturnal” es prueba de que también se puede hacer música “comercial” de altísima calidad y contenido.

Lo denomino “Pop” porque sus canciones son amorosas y femeninas, además de contar con una producción elaborada. Personalmente no me gustan las etiquetas: que si post-punk, que si math-rock… Lo mío es ponerle un nombre a la música por lo que me transmite: y lo que ella hace, independientemente de todo, son canciones llenas de alma. “Soulfull Pop” es como le denomino.

Los arreglos de cuerdas y pianos están presentes durante todo el álbum ambientando preciosamente letras que retratan, desde una ruptura amorosa (“No acepto tus disculpas. Te encontré con alguien más, deja de victimizarte.”), hasta un abrazo alegre de la soledad (“Ella tiene luz en su rostro, no necesita rescates, ella está bien. Esa chica soy yo y esa chica eres tú.”)
Sí, las damitas necesitamos el desfogue del brillo y el baile. En parte creo que canciones como “I kissed a girl and I liked it” o “Can’t remeber to forget you” nos ayudan como acompañantes de fiesta y rato de desmadre. Y, como en la vida, hay otras muchas experiencias en las que la música puede acompañarnos; mientras reímos, lloramos o pasamos por momentos raros. Es mucho más sencillo y cálido cuando esa compañía es la obra de una mujer como cualquier otra, realmente una mortal que entiende perfectamente la vida cotidiana con y sin glamour.

Yuna no nos ofrece sólo polvos de estrellas o cabello de colores. Yuna ofrece canciones elegantísimas con las que puedes relacionarte al instante porque transmiten un mensaje universal: el amor en todos los sentidos.

Yuna es la mujer del 2014: con muchos sueños, energía y ganas de cumplirlos dejando atrás cualquier tabú. Esa chica eres tú, esa chica soy yo… Es una damita empoderada que nos invita humildemente a reinar el mundo y hacerlo nuestro por el simple hecho de querer, utilizando el elemento más puro del mundo: nuestra alma y emociones.

Mis recomendaciones: “Someone that can”, “Rescue” y “Falling”
Nota: el disco es excelente, vale la pena escucharlo desde el track 1 hasta los bonus.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *